jueves, 23 de agosto de 2018

Reflexiones sobre las pelis de 50 Sombras de Grey

Aviso de Spoilers: En ésta entrada destripo la trama de todas las pelis de 50 Sombras de Grey. Si todavía no las has visto y tienes cierto interés en descubrir los acontecimientos, te recomiendo que no pases de éste punto.  Si por el contrario ya las has visto o te importa un pimiento la historia, sigue adelante.

La otra noche tenía un par de horas libres y aproveché para ver la última de la saga, así que habiéndolas visto todas ya puedo hablar del tema.

He de decir que de los libros sólo me leí el primero, y después de ver la primera película decidí no pasar de ahí y verlas en su lugar. ¿El motivo? iba a perder menos tiempo, y me iba  a enterar de lo mismo, además, creo que los guionistas de las pelis han hecho un excelente trabajo, porque han mejorado la obra original, y convertir tal desastre literario tiene su mérito.

Con una portada así ya intuyes de lo que va... pero no, te equivocas XD

En éstas películas está todo mal. Son largas, lentas, aburridas. Intentan abarcar muchas cosas y no se quedan en nada. No funciona como peli de romance, no funciona como peli de suspense e intriga, y por supuesto no funciona siquiera como peli BDSM. Básicamente, lo único que me ha gustado han sido las cuatro escenas sueltas de sexo BDSM que hay, muy muy escasas, el resto para mi es prescindible.

Creo que la parte en que le pone la barra en los tobillos es mi favorita

Y es que se supone que el BDSM es el punto central de toda la saga, de cómo evoluciona la relación de los protagonistas a lo largo de las seis horas de las películas. Pero no es así. Desde el principio, la declaración de intenciones es el choque entre las personalidades, prioridades y deseos de los personajes al decidir estar juntos, pero a mitad de la segunda pasa a ser algo secundario, o terciario, no sé. Te lo cambian todo y se pasa a una trama de acosos, secuestros e intrigas, que no pinta nada de nada. sobre todo porque durante tres horas te han abonado el terreno para una cosa para luego sembrarte otra completamente diferente. No tiene ningún sentido.

El ex-jefe de la prota... que si sabotea el helicóptero de Christian, acosa y les hace llamadas amenazantes, asalta la casa e intenta secuestrarla, y como no puede, secuestra a la nuera y pide pasta... motivacioens un poco raras sólo porque Anastasia le rechazó... ah no es que era compi de orfanato de Grey y no lo eligió la familia rica, y por eso andaba resentido.... Pfffffff

  Y me da mucha rabia, podía haber sido una historia buena. No hacía falta meterse en esos embrollos del ex-jefe acosador, persecuciones de coches, sabotajes y tramas policiales/judiciales, flipadas. Con los elementos con los que se inicia la historia hay de sobra para un buen relato:
  • Por un lado tenemos al Señor Grey, un amejo (una palabra que utilizo para definir a un amo que va en plan superpró, que piensa que la sumi se debe amoldar a sus deseos y placeres. También suelen referirse a ellos como Master del Universo) obsesionado con su estatus y su reputación, que además está podrido de dinero y todo lo que quiera lo tiene a golpe de talonario.
  • Por otro una chica de clase media que no es sumi y no sólo no tiene ni zorra del BDSM, sino que está llena de prejuicios pensando que quienes lo practican es por haber tenido traumas infantiles.
  • Finalmente tenemos la relación entre ambos: se han enamorado el uno del otro, y deciden emprender una relación estable en donde tendrán que aprender a convivir adentrándose en el mundo del otro. Él bajándole del trono dom, dejar de ser un egoísta de mierda y tratar a su chica como su pareja, y no como otro saco de carne al que torturar. Y ella intentar alejarse de los prejuicios y aceptar que él es así por que sí y no porque le fastidiaron de chico, y aprender un poco sobre el mundo de las cuerdas y las cadenas que tanto le gusta. El conflicto está servido.
Hubiese estado interesante ver cómo llevan el tema tras la boda, tras el embarazo.... pero no, todo eso se queda como algo anecdótico, mientras te cuentan cómo el tipo malo les hace la vida imposible, que al menos se podría haber salvado si se lo hubiesen llevado al terreno del chantaje, en plan "he descubierto que os van las cuerdas, y ya que sois personajes conocidos es importantes, si no me pagáis os mostraré como bedesemeros a la sociedad"... otro conflicto de cojones desaprovechado.

"Rojo, Rojo, que no me gusta que me ates y me tortures, sólo lo hago para contentarte"
Concluyendo, la sensación que me ha quedado al final de las películas es que no se soluciona nada: Se quedan cientos de cabos sueltos, el papel de Amejo se reafirma, el tipo no cambia ni evoluciona nada, sigue siendo igual de firme e intransigente como al principio, siendo ella la que acaba amoldándose a sus placeres sin dejar de pensar que está enfermo, pero continuando su relación de pareja ya que está enamorada de él y aguanta lo que le haga con tal de complacerle (de ahí que se diga que la obra trata sobre el maltrato de género). Encima tienen la desfachatez de mostrarte su relación como feliz y duradera... ¿En serio?

Y así acaba todo, él siendo igual que siempre, y ella sometiéndose como sumi sin gustarle... ¿no notáis algo raro en eso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario