domingo, 10 de abril de 2022

Pensando pensamientos 1: Títulos y roles

Cuando hablo por primera vez con alguien perteneciente al mundo BDSM, algo que parece que está aceptado, extendido, normalizado y es usual, y que yo NO hago nunca, es preguntar por el rol. Y es que:

  1. Ante todo, veo personas con las que charlar antes que doms o sumis (o switches)

  2. A priori, no voy a sesionar contigo, así que me da igual lo que seas.

Si sale de forma natural en la conversación de qué rol es cada cual, pues bien, es algo que acaba saliendo tarde o temprano, pero no entiendo por qué esa necesidad de saberlo o transmitirlo de entrada durante la presentación.

Y también, no hasta el punto de molestarme, pero sí que me incomoda (mucho), es que me pregunten de primeras por mi rol.

Si es por temas de protocolos, para dirigirse correctamente hacia doms y sumis, etc... Mira, estamos en el siglo XXI y no en la corte del Luis XIV, y a no ser se trate específicamente de una fiesta de protocolo (en donde estas cosas sí tienen sentido), en reuniones, fiestas, conversaciones, etc, de carácter general, se viene a charlar y a conocerse las personas, y luego, si procede y se da el caso, pues se entra en el juego de los títulos, tratamientos y demás.

Aunque bueno, esto es solo mi opinión.

Foto: Brian McCauley, 2009
 

Esto lo escribí originalmente en Twitter el 29 de marzo de 2022, aunque sin la limitación de caracteres, lo he extendido un poco.

1 comentario:

  1. Tal vez es que si encuentras una persona y solo sabes que practica BDSM nada más, es una manera fácil de empezar una conversación? Pero efectivamente eso ya pone la persona en un cajón, y en si no ofrece muchos posibilidades de hablar más profundamente.

    ResponderEliminar